Publicado por: Coceta
Andalucía | vie 16 - Oct - 2015

FAECTA y AMECOOP-A subrayan la contribución que hacen las cooperativistas rurales al desarrollo sostenible

FAECTA./La celebración del 15 de octubre, Día Internacional de las Mujeres Rurales, invita a reflexionar y a profundizar en los cambios que deben producirse en la sociedad para mejorar la realidad de las mujeres que desarrollan su vida personal y profesional en el ámbito rural. Por esta razón, FAECTA, Federación Andaluza de Empresas Cooperativas, y AMECOOP-A (Asociación de Mujeres Cooperativistas de Andalucía) reivindican que se implementen planes específicos que ayuden a reconocer el papel clave que juegan las mujeres cooperativistas rurales, y que se aporten soluciones viables que contribuyan a reducir la desigualdad y erradicar los denominados techos de cristal.

El empoderamiento de la mujer rural pasa por su desarrollo profesional y económico y por el reconocimiento de que son una fuerza que contribuye a impulsar el progreso y la transformación social en el ámbito local. Aquí las cooperativas juegan un papel fundamental puesto que estas empresas brindan mejores vías de desarrollo personal y profesional, favoreciendo la independencia económica y facilitando la creación de redes y de transferencia de conocimiento.

Con las cooperativas, las mujeres del ámbito rural pueden abordar proyectos en colectivo, ejercerciendo un liderazgo y apoyo compartido que se enriquece con la suma de voluntades y conocimientos.

Tanto FAECTA como AMECOOP-A consideran primordial que las mujeres rurales ocupen un espacio relevante en las agendas políticas ya que, son una fuerza económica que dinamiza nuestros pueblos y ciudades, que genera empleo estable y de calidad y que ofrece servicios de calidad a la población. Estas empresarias son además un ejemplo a seguir para otras mujeres y son la punta de lanza para fomentar el emprendimiento femenino y cambiar los estereotipos de género más arraigados en el entorno rural.

Conseguir para las mujeres rurales la visibilidad del trabajo que realizan y apoyar medidas que favorezcan su empleabilidad y emprendimiento con base cooperativa, es una de las labores que desarrolla FAECTA y AMECOOP-A, al considerar que las empresas cooperativas son la vía idónea para que las mujeres logren introducirse en el mercado laboral. El emprendimiento femenino a través del cooperativismo de trabajo es una pieza fundamental para el sostenimiento del ámbito rural y posibilita la conciliación de vida laboral y familiar.

Las cooperativas de trabajo son empresas que abogan por la gestión participativa, responsable, democrática, igualitaria y equitativa. Las mujeres, muy representativas en el cooperativismo andaluz, tienen igualdad de oportunidades a la hora de acceder a puestos directivos, son reconocidas profesionalmente por el trabajo que realizan y cuentan con capacidad para desarrollar proyectos cooperativos novedosos, en zonas a las que no llegan las grandes empresas, favoreciendo el desarrollo local del entorno.