Publicado por: Coceta
Andalucía | mié 15 - Oct - 2014

FAECTA y AMECOOP-A ensalzan el papel de las mujeres rurales cooperativistas en el Día de las mujeres rurales

Poner en valor la contribución de las mujeres rurales a la economía andaluza y subrayar su participación activa en los procesos de desarrollo para conseguir una entorno rural sostenible y generador empleo es una de las funciones que la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado (FAECTA) y la organización de mujeres cooperativistas AMECOOP-A desarrollan a lo largo del año, pero que en celebraciones como el 15 de octubre, Día Internacional de las Mujeres Rurales, se hacen más palpables.

Ambas organizaciones quieren destacar el trabajo realizado por las mujeres del ámbito rural y su capacidad para desarrollar proyectos cooperativos novedosos en zonas a las que no llegan las grandes empresas, como es el caso de la prestación de servicios a las personas dependientes. Estas iniciativas repercuten de forma directa en la prestación de servicios de calidad para la población, en la creación de empleo en la zona y suponen además la transmisión de nuevos modelos de liderazgo que se apoyan en la gestión democrática y participativa.

FAECTA y AMECOOP-A celebran este día marcando de manera nítida el objetivo de visibilizar y empoderar a las mujeres cooperativistas en el ámbito rural como garantes del equilibrio del territorio, como agentes que actúan contra la despoblación de esta zonas y como pilares fundamentales del desarrollo económico-social. Además estas organizaciones demandan el desarrollo de planes específicos dirigidos a facilitar la incorporación de las mujeres a la formación y al empleo en el ámbito rural, potenciando la diversificación de las opciones profesionales desde el cooperativismo de trabajo.

La integración de la dimensión de género en las políticas activas de desarrollo rural es un elemento clave para impulsar la igualdad de oportunidades y un crecimiento económico sostenible. Las cooperativas de trabajo favorecen, en buena medida, el impulso de esta estrategia posicionándose como elementos vitales para coadyuvar a la inserción laboral de las mujeres. Por eso, FAECTA y AMECOOP-A apoyan el emprendimiento rural con base cooperativa, por ser una tipología empresarial que facilita la conciliación de vida laboral y familiar y que se apoya en la gestión democrática bajo la máxima de una persona, un voto. De igual manera, la piedra angular para ambas organizaciones pasa por impulsar la empleabilidad de las mujeres como objetivo que favorece la cohesión social y territorial posibilitando, además, el arraigo de la población al territorio.

Las mujeres del ámbito rural trabajan a jornada completa, pero su trabajo sigue sin reconocerse, sin visibilizarse socialmente siguen, la mayoría, sin conseguir la titularidad de sus explotaciones. Trabajar en pos de un modelo de desarrollo rural que rompa esta brecha, estos desequilibrios; un modelo donde las mujeres tengan voz y sean escuchadas, pueda opinar, aportar y construir en igualdad de oportunidades, es tarea de todos y todas ya que, todavía, queda mucho por avanzar.

Desde FAECTA y AMECOOP-A también se quiere poner en valor que se puede intervenir en el desarrollo rural a través de una contratación pública responsable, ya que aplicando las cláusulas sociales a las licitaciones públicas los ayuntamientos pueden incidir de manera directa en la mejora de las condiciones de trabajo de las mujeres rurales. La inclusión de cláusulas sociales en las licitaciones públicas facilita el empleo de personas en riesgo de exclusión y favorece la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo.

El consumo de servicios y productos cooperativos es otra de las propuestas que ambas organizaciones presentan para mejorar la situación de las mujeres en el ámbito rural ya que “el consumo responsable y comprometido en cooperativas integradas por mujeres es una vía para que ganen crédito social y por supuesto financiero”.