Publicado por: Coceta
Castilla y León / Numero_23 | lun 27 - Jun - 2011

Impulso cooperativo del comercio en el ámbito rural

Comercio Rural Mínimo es el nombre de un proyecto impulsado por la Diputación de Valladolid, que tras conocer la experiencia de la cooperativa leonesa Agrupación de Detallistas de Alimentación (Ada) ha decidido proyectar la experiencia en varios municipios vallisoletanos.

Comercio Rural Mínimo

Francisco Abella Díaz, presidente de la Federación de Cooperativas, en uno de los comercios del proyecto.

La inexistencia de un equipamiento mínimo en servicios, entre los que el comercio básico resulta fundamental, es una de las principales causas del despoblamiento rural. Esta causa es la que ha llevado a poner en marcha este programa. El objetivo es dotar a los municipios más despoblados de un pequeño comercio que cubra las necesidades de sus habitantes y que además esté dotado de las últimas tecnologías, incluyendo acceso a Internet, con el fin de acercar a estas microempresas las nuevas tecnologías de la información y la comunicación: el pago con tarjeta de crédito, recarga de móviles, gestión de su stock desde la cooperativa que les suministra, están entre las posibilidades de actuación.

Se trata de un proyecto piloto que en un primer momento se hará en cinco municipios –Santervás de Campos, Pozuelo de la Orden, Valdunquillo, Santa Eufemia del Arroyo y Valverde de Campos–, que tienen características similares (ausencia de comercio alguno, una población de menos de 200 habitantes, la implicación de los ayuntamientos en el proyecto, y el deseo de crear puestos de trabajo). Los nuevos emprendedores se asocian a la cooperativa Ada. El proyecto contempla profundizar en la viabilidad real de estos comercios, y posteriormente extenderlo a otras pequeñas localidades.

La ejecución del proyecto fomenta el empleo local y la mejora de servicio a la comunidad

Ha sido necesario que concurrieran diversos apoyos institucionales y privados, contando entre ellos el de la cooperativa Ada y el de la Federación de Cooperativas de Trabajo de Castilla y León. Además, la Diputación de Valladolid ha facilitado una serie de recursos para los emprendedores, dotando los establecimientos con mobiliario y software necesarios. Por su parte, los municipios han acondicionado los locales e infraestructuras donde establecer los comercios y los han puesto a disposición del emprendedor de forma gratuita. La cooperativa Ada se encarga de facilitar todo el conocimiento necesario para organizar la actividad, además de actuar como proveedor de los productos que van a ser comercializados en los establecimientos.

Con la consecución de este programa, los establecimientos adheridos se promocionarán conjuntamente a través de acciones publicitarias, provenientes tanto del proveedor, como de las propias instituciones públicas promotoras, creando una imagen corporativa con garantía de calidad. El cliente que entra en un establecimiento de Comercio Rural Mínimo de Valladolid sabrá que cumple una serie de normas de calidad en servicio, equipamiento, atención al cliente, etc.