Publicado por: Coceta
Castilla y León / Numero_18 | mar 09 - Mar - 2010

La resina, un recurso con futuro

La explotación del pino resinero no es algo novedoso en Castilla y León, pero sí una actividad que había caído en desuso. Varias zonas de la Península están recuperando esta práctica y ven en ella un proyecto de futuro bastante rentable dentro del ámbito cooperativo.

Reunión para dinamizar el sector resinero en Ávila y Segovia

Un momento de la reunión sostenida para dinamizar el sector resinero en Ávila y Segovia.

En el mes de enero, alcaldes de diversos municipios de las provincias de Ávila y Segovia, junto a representantes del movimiento cooperativo, se reunieron para sopesar las posibilidades de explotación del pino resinero como alternativa de futuro para numerosos pueblos castellano y leoneses. Como conclusiones acordaron proponer a la administración autonómica una forma de trabajo conjunta para poner en marcha un proyecto experimental, y formar y profesionalizar a más personas a través de la puesta en marcha de nuevas iniciativas empresariales.

Varias zonas de la Península están recuperando esta práctica hace tiempo abandonada. Y es que la Unión Resinera Española empieza a pagar de nuevo precios competitivos por la resina, con proyección previsiblemente al alza. En el municipio de Coca (Segovia), concretamente se lleva retomando esta actividad desde 1998, principalmente motivada por la crisis del sector: España venía importando resina desde China e India pero ahora esos países se han convertido en importadores. Lo mismo ocurre en el norte de Europa. Hacia finales de los años ’70 y principios de los ’80 se produjo un declive en la extracción. Durante los ’80 se cerraron varias fábricas de resina ya que no eran competentes con respecto a China y Brasil, sobre todo por la falta de modernización en su refinado.

En 1998 se organizó un simposio que agrupó a todos los agentes nacionales e internacionales implicados en el sector. De ahí nació la idea de conseguir un acuerdo entre la Unión Resinera Española y la cooperativa de antiguos resineros. De todas estas negociaciones nació la firma de un primer convenio. En él se fijo un precio real y estable para la resina, así como un precio estable por el alquiler del pino. Se trataba de cambios importantes ya que eran precios fijados para toda España lo que ha permitido que el sector se estabilice.

Un recurso natural ventajoso

La resina que consume Europa asciende a unas 300.000 Tm y España aporta a este mercado un tercio de ese consumo. El resto se tiene que importar. Aunque tiene en el petróleo un gran competidor, el mercado resinero presenta múltiples ventajas. Desde crear empleo temporal estable, a beneficios ambientales y económicos. Y es que la resina tiene más ventajas que otras materias primas porque no impacta en el medio ambiente. Frente a los 18 millones de pino que se llegaron a explotar en España en los años ‘60, en la actualidad apenas se llega a los dos millones. Pero diversos factores –la subida del petróleo, el alto número de desempleados, las mejoras tecnológicas y la puesta en valor de recursos de la zona–, hacen que se empiece a contemplar como una salida muy importante en el entorno rural de Castilla y León, así como en otras zonas de España con una creación potencial de 18.000 empleos. A título orientativo, hay que tener en cuenta que la UE necesita en torno a 200.000 Tm y la Península podría producir 93.000 Tm según datos proporcionados por el Inventario Forestal Nacional (IFN 1995-2002).