Publicado por: Coceta
Catalunya | Jue 18 - Ago - 2016

Barcelona comienza a seleccionar “manteros” para una cooperativa de inserción

El Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado el proceso de selección de las personas que se dedican a la venta ambulante no autorizada, que participarán en la creación de un sistema cooperativo de intervención social. Además realizarán 40 planes de ocupación para este colectivo.

Estas acciones están incluidas en las acciones que presentó el consistorio en junio para abordar el fenómeno de la venta ambulante no autorizada desde alternativas y vías de inclusión, y se inician con un proceso de selección de 15 personas. El proyecto de empresa es una cooperativa mixta, que genere un espacio de coordinación técnica de los dispositivos impulsados por el Ayuntamiento a la hora de atender el colectivo de vendedores ambulantes. En tres años, hasta el 2018, el número de personas se ampliará a 25.

El objetivo es que las personas seleccionadas definan qué será el modelo de negocio que llevará a cabo esta cooperativa, así como el estudio de su viabilidad técnica y económica, con el asesoramiento del Ayuntamiento. También se prevé la incorporación y coordinación de los miembros de la cooperativa en redes comunitarias del territorio.

Las personas que quieran formar parte del proyecto tienen que poder demostrar que residen en Barcelona desde hace un año como mínimo y al Estado español desde hace tres años, además de no tener antecedentes penales.

El Ayuntamiento apuesta por el modelo cooperativo como una fórmula que garantiza la inclusión sociolaboral. El proyecto parte de la identificación de las necesidades del colectivo, y propone un sistema de intervención cooperativo para dar respuesta a tres factores claves cómo son la renta, los derechos de ciudadanía y red, a través del desarrollo de un proyecto de negocio totalmente desvinculado de la venta de productos no autorizados.

En agosto también se ha iniciado el proceso de selección de las 40 personas que recibirán la formación de los nuevos planes de ocupación que el Ayuntamiento pondrá en marcha destinados al colectivo de vendedores ambulantes.

Esta política activa de ocupación es un instrumento facilitador de la regularización administrativa, reactivación laboral y reciclaje profesional. Por esta razón, se seleccionará personas que no tienen regularizada la situación administrativa en el Estado español, con una atención especial para personas que están en situación de vulnerabilidad.

Los nuevos planes de ocupación están divididos en diferentes tipologías: actividades de dinamización y apoyo en espacios comunitarios, en colaboración con la Gerencia de Derechos Sociales; actividades de mantenimiento y rehabilitación de pistas deportivas de centros escolares de titularidad pública, en colaboración con el Consorcio de Educación de Barcelona; y actividades de mantenimiento y rehabilitación de equipamientos públicos y limpieza y adecuación del espacio público, en colaboración con el Distrito de Santo Martí.

Se prevé tramitar la regularización administrativa de las personas candidatas a la vez que estos participan en las acciones de formación, que se realizarán de forma previa a la contratación.

La contratación en el marco de los programas de Planes de Ocupación siempre se complementa con itinerarios de formación tècnico-professionalitzador, prevención de riesgos laborales, competencias clave y capacitación para la investigación de trabajo.

De cara a la finalización del contrato laboral, está previsto un asesoramiento ocupacional para la posterior busca de trabajo con el objetivo de mejorar las oportunidades de las persones participantes de encontrar trabajo en la finalización de su participación al programa.

El Ayuntamiento también ha puesto en marcha la campaña destinada a informar a los vendedores ambulantes no autorizados que están realizando una actividad no permitida, y se los recuerda todos los recursos municipales que tienen a su alcance para garantizar sus derechos básicos, así como la información sobre el circuito que tienen que seguir para acogerse a las iniciativas sociales del Ayuntamiento. Está integrada en la campaña de comunicación de convivencia para sensibilizar tanto a la ciudadanía de Barcelona, como a sus visitantes, sobre la importancia de mantener actitudes que fomenten la buena convivencia y la seguridad.

El Ayuntamiento ha estudiado cuáles son las acciones llevadas a cabo por diferentes ciudades en el mundo para abordar el fenómeno. Entre las experiencias estudiadas, se encuentran las de París, Roma, Berlín –en Europa–, Nueva York, Los Angeles, Vancouver –en EEUU y Canadá— y Durban, Quito –África y Sur América–. Del estudio internacional se concluye que hay tres marcos de actuación posibles: La regulación de la actividad; la regulación de espacios, a las ciudades, para desarrollar esta actividad; la autoorganización del propio colectivo.

El Ayuntamiento ha estado en contacto con las diferentes ciudades con el objetivo de analizar cuál es el modelo idóneo que se escau implementar en Barcelona en base a sus características, tan sociales como económicas.

 

Pin It