Publicado por: Coceta
Euskadi / Numero_10 | mar 01 - Jul - 2008

Tamames alaba el cooperativismo

El reconocido catedrático de Economía Ramón Tamames alabó la labor del cooperativismo vasco para hacer frente a las crisis. Lo hizo como parte de un análisis general de la situación actual en la Asamblea General de la organización cooperativa Erkide, el pasado abril.

Conferencia de Ramón Tamames en Erkide

Los asistentes escuchan la conferencia del catedrático de economía Ramón Tamames.

“Ante la crisis, no pueden hacerse recomendaciones especiales al sector del cooperativismo, ya que las empresas se sitúan en el mercado en términos similares, sean societarias y mercantiles o cooperativas”, explicó Tamames. “Sin embargo, sí es cierto que el cooperativismo vasco ha sabido utilizar los instrumentos de la externalización a efectos de mercados globales; como también confiere una importancia destacada al I+D y a la productividad en el trabajo. Todos ellos son elementos favorablemente diferenciadores, que deben potenciarse todavía más en tiempos no tan bonancibles”, afirmó.

El catedrático expuso su visión de la gestión de la crisis por parte del Gobierno socialista recordando a economistas clásicos como Joseph Shumpeter, que en 1927 analizó las fluctuaciones económicas. Y concluyó que los ciclos no pueden erradicarse ni con decretos leyes ni a través de políticas económicas, por muy bien que se diseñen e instrumenten.

Según Tamames, hasta la fecha la gestión socialista ha errado, empezando porque los responsables tardaron mucho en reconocer la adversidad de la situación. Las medidas dictadas hasta ahora (los 400 euros a devolver a cada contribuyente, el apoyo a la VPO, la posible prolongación de las hipotecas sin coste fiscal y algunas medidas de Formación Profesional…) son medidas calificadas como “minimalistas”.

Tamames recomienda otras fórmulas, como emitir hasta 40.000 millones de euros de deuda pública para recoger fondos (como ya lo están haciendo los bancos con sus bonos), dentro del margen de los tres puntos de PIB de déficit que permite el Plan de Estabilidad y Crecimiento de la Eurozona, y financiar toda clase de infraestructuras públicas.

Además, el catedrático sugiere que se debería ir cambiando gradualmente el modelo económico, “que se ha revelado ya como insostenible (ladrillo y consumo)”, por otro en verdad perdurable. Entre otras cosas, propone una unidad de mercado contra los fraccionamientos que se ciernen desde varias comunidades autónomas; un marco laboral más flexible en términos de reajuste de nóminas, indemnizaciones de despido; menor presión fiscal sobre todo en IRPF y sociedades y nuevas políticas de suelo y vivienda más realistas.

A pesar de pintar la crisis como muy grave, Tamames es optimista. Considera que no hay que dramatizar. Según él, la crisis actual no es comparable en ningún aspecto con la Gran Depresión de 1929, entre otras cosas porque actualmente funcionan mejor las mallas de seguridad del sistema, los bancos centrales inyectan liquidez y, en general, están reduciendo el precio del dinero.