Publicado por: Coceta
Galicia | Lun 13 - Feb - 2017

Entrevista con Celso Gándara, presidente de la Unión Galega de Cooperativas Espazocoop

“La contratación pública con cláusulas sociales es un espacio donde las cooperativas, las fundaciones, etc., están llamadas a participar”

 

Celso Gándara, de la cooperativa gallega de asesoría Algalia es el nuevo presidente de la Unión de Cooperativas Gallega Espazocoop. La Unión reúne a las cooperativas de trabajo gallega, antes en UGACOTA, con otras de otro tipo como las de enseñanza, consumo o las del mar. En esta entrevista explica los objetivos de la nueva unión, y los retos del futuro.

¿Por qué crearon Espazocoop?

Los motivos tienen que ver con dos ideas. La primera es que ha sido posible gracias al buen entendimiento que tenemos con la administración. Se han hecho cambios para que las uniones puedan ser multiclase. Se nos ha abierto una oportunidad para ser representantes de todo tipo de cooperativas, de consumo, enseñanza, etc. Hasta ahora para nosotros era una limitación. La legislación dejaba fuera a muchas cooperativas porque en su clase no existía una unión. Ahora podemos representar a más cooperativas y se pueden producir sinergias, economías de escala. Así podemos defender los intereses del cooperativismo gallego, a un nivel más amplio.

En segundo lugar, antes había tres uniones, tres gerentes, tres asesorías… Al integrarnos somos mucho más fuerte y más eficiente. Ni la administración ni la sociedad aceptaría que las organizaciones no busquemos ser más eficientes tanto con los recursos privados como con los públicos.

¿No podían tener una confederación de cooperativas y además conservar las federaciones, como en otras comunidades autónomas?

La realidad del tejido cooperativo en cada sitio es distinta. Nosotros teníamos una unión de cooperativas de trabajo asociado, y una de enseñanza, pero había otras clases de cooperativas, como las de consumo, o la del mar, que era muy incipiente. No tenían una unión de referencia. Desde esta realidad nosotros hemos considerado que era mucho más factible una única unión que aglutine. No tenía sentido fortalecer las uniones sectoriales más una confederación. Ahora dentro de la Unión de cooperativas estamos trabajando las sectoriales, sin que tengan un carácter jurídico independiente…

En estos momentos es relevante invertir, digamos, en “software”, más que en “hardware”, “Hardware” sería crear organizaciones y uniones, y software son los programas de apoyo o de incidencia política que serán mucho más fuertes y conectados con la realidad.

¿La Unión de Cooperativas UGACOTA ha desaparecido por completo?

Efectivamente. Se integra en Espazocoop.

¿Han sacado músculo? ¿Qué cifras manejan?

A 1 de enero somos 181 cooperativas: 152 de trabajo asociado, 28 de enseñanza y una cooperativa de usuarios y consumidores. Esto representa 1.120 socios trabajadores, 570 trabajadores y 45 millones de euros de facturación. Desde que lo hemos anunciado hemos notado un interés por esta nueva unión de cooperativas y aun no tenemos los datos pero notamos un incremento de socios, con expectativas de incorporarse. Estamos intentando llegar a sectores del cooperativismo que hasta ahora no podíamos como el financiero o el de consumo.

¿Las cooperativas agrarias quedan aparte?

Entendemos que Agaca, la asociación gallega de agrarias, debido a su especificidad necesita una organización propia y que atienda de manera concreta sus intereses. Tenemos una alianza muy estrecha y colaboramos en numerosos programas.

¿Cuáles son los retos de Espazocoop?

En Galicia a mediados del año pasado se aprobó la ley de economía social. En la propia legislación se establece el Consejo Gallego de Economía Social. Tiene un interés especial. Cada vez más entendemos que la economía social tiene fuerza, peso, en términos de generación de empleo y aporte al PIB. A lo mejor ese Consejo Gallego de economía social nos lleve a construir unos espacios más cercanos, para hacer una fuerza común de las familias que formamos parte del sector. En los próximos años, esperamos ver reflejada la transposición de la directiva europea en el marco de contratos sociales. La contratación Pública con cláusulas sociales es un espacio donde las cooperativas, las fundaciones, etc están llamadas a participar. Hay un objetivo de incidencia política interesante que debemos trabajar en los próximos años. Debemos crear un mercado protegido desde unos valores. Este es quizás uno de los elementos sustanciales para este nuevo período.

Por otro lado, tenemos un equipo de diez personas trabajando. Otro de los objetivos es tener un sistema de información de la realidad cooperativa gallega consolidado, para poder tener una incidencia política contrastada en datos rigurosos. Estamos trabajando con la Universidad de Coruña y Vigo en mecanismos para poder tener un pulso mucho más riguroso sobre lo que acontece. Al mismo tiempo, estamos trabajando en la relación con los diferentes partidos. Hasta ahora había unas personas trabajando en ello, pero al ser una sola organización podemos racionalizar esfuerzos.

¿No hay estudios sobre la situación del cooperativismo gallego?

Con el libro blanco, sí ha habido algún estudio pero echamos en falta una información anual, que emane directamente del registro de cooperativas donde podamos tener acceso a esta información. Es una necesidad reconocida por las organizaciones y la administración. Confiamos que en el próximo años podamos conseguirlo. Hay voluntad política.

¿Qué destacaría?

Dentro del plan estratégico, sobre visibilización, una de las líneas potentes en los próximos años es ser capaces de equilibrar los programas de fomento y creación de cooperativas. Llevamos muchos años de la mano de la red Eusumo y seguiremos trabajando para fortalecer los programas de asesoramiento a la creación de cooperativas. Pero también es un reto y un mandato de la última asamblea el no abandonar y fortalecer el apoyo a las cooperativas existentes. Sobre todo en algunas líneas, queremos fomentar la intercooperación, hacer crecer las cooperativas… muchas veces parece que la fórmula es la creación de nuevas cooperativas pero nos olvidamos de que las antiguas cooperativas, si crecen, también generan empleo. Ocuparnos de ellas nos implica una serie de acciones desde Coruña y Santiago, y articular el desarrollo sectorial.

Quién es

Gerente de Algalia

Celso Gándara es gerente de Algalia, cooperativa de asesoría y consultoría especializados en asociaciones y fundaciones, en la que trabajan veinte personas.

Celso Gándara es además economista, con estudios en administración de empresas.

¿Por qué interesarse en participar del movimiento cooperativo?

Primero quisiera clarificar que esto no es una decisión personal mía sino de la propia cooperativa, de acuerdo a los principios cooperativos. Siempre hemos participado en los últimos 20 años en las entidades de representación del cooperativismo, quizás como consejeros. Cuando surgió esta posibilidad de presentarnos a la presidencia lo consideramos como el fruto de la madurez por parte de nuestra organización. En nuestro caso, la supervivencia está asegurada, aunque el mercado es difícil y ello nos permite liberar tiempo en mi persona, para participar en este apasionante proyecto que es Espazocoop.

Tienen tiempo…

Nuestro tamaño nos permite liberar un poco de tiempo. Tampoco somos capaces de entender nuestros trabajo sin involucrarnos en el tejido cooperativo. Tal vez por que trabajamos en el tercer sector, para nosotros es algo muy natural y espontáneo. Surge de la consciencia de nuestra identidad. Nuestras aspiraciones trascienden el desarrollo de nuestra cooperativa, queremos aportar nuestro grano de arena, en al construcción de otro tipo de empresa y un mundo por lo menos un poco mejor. Un compromiso con la sociedad, hacia una sociedad más justa.

Pin It