Publicado por: Coceta
La Rioja / Numero_9 | jue 01 - May - 2008

El Trastero para reciclar ropa y ayudar a los demás

Sacar partido a muebles, ropa y demás enseres que otros ya no pueden o quieren utilizar es la misión de El Trastero, una cooperativa sin ánimo de lucro que lleva funcionando más de 20 años.

calle con gente caminando

Varios miembros de la cooperativa El Trastero en el desempeño de su trabajo.

Desde su fundación en 1987, esta sociedad pretende, principalmente, facilitar la inserción de personas desfavorecidas socialmente. Su labor consiste en desarrollar un trabajo en el mercado ordinario que acoja laboral y personalmente a quienes atraviesan por un momento difícil en sus vidas.

Su actividad cumple también un papel ecológico de interés, pues se centra en la reutilización y el reciclaje.

De esta forma, contribuye al cuidado del medio ambiente y a la minimización de residuos.

Acuerdo penitenciario

El trastero tiene varios convenios firmados con instituciones públicas.

Por un lado, uno con los servicios sociales penitenciarios, que permite a quienes tienen pendiente una condena desarrollar un servicio social en la cooperativa en compensación a la condena establecida.

Durante su permanencia en la empresa, todos los miembros intentan que estas personas se sientan integradas personal y laboralmente en el proyecto.

Por otro lado, tienen un acuerdo, firmado con el Gobierno de La Rioja, que permite a la cooperativa acoger en su seno a menores de edad como alternativa a su internamiento por causas diversas.

El Trastero inició su andadura como asociación en 1987 como un recurso de autoempleo para afrontar la crisis laboral de la década de los ’80. Posteriormente, en 1991, pasó a convertirse en una cooperativa de trabajo asociado al considerar que esta forma jurídica respondía mejor a la realidad de la empresa creada. Es en 1994 cuando se instauró definitivamente como cooperativa de trabajo asociado de iniciativa social.

Actualmente conforman El Trastero diez personas. De éstas, seis son mujeres que concilian su tarea socio-laboral con el cuidado de sus familias.

Se cumple así otra de las premisas de esta empresa, que se esfuerza por mantener su marcada responsabilidad social.

Baches en el camino

Desde sus comienzos, las principales dificultades para salir a flote han sido de carácter económico. Su condición de iniciativa social de inserción socio-laboral y sin ánimo de lucro, plenamente integrada en el mercado, la lleva a tener que competir con otras empresas de corte lucrativo existentes en el sector. Sin embargo, 20 años después de su puesta en marcha, los componentes de esta cooperativa solidaria siguen teniendo claro que su principal reto diario es ofrecer una salida digna a todo aquel que lo necesite.

Sus principales proyectos de cara al futuro pasan por dar continuidad a los acuerdos vigentes. A la vez procurarán seguir creciendo para poder ofrecer su apoyo a un mayor número de personas.

Desde que se consolidó como cooperativa, El Trastero pertenece a la Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado de La Rioja (UCOTAR). Además, es miembro de la Asociación Española de Empresas de Inserción (AERESS), que les sirve de referencia para poder aprender de empresas similares pero mayores que la suya.

Su amplio bagaje en el ámbito de lo social les hace merecedores del sello de iniciativa social.