Publicado por: Coceta
La Rioja / Numero_23 | lun 27 - Jun - 2011

Medea Rioja apuesta por la mediación en la resolución de conflictos

Con la puesta en marcha de este proyecto, sus socias fundadoras pretenden dar una respuesta más eficaz a los conflictos surgidos en los diferentes ámbitos de la sociedad. A la vez esperan contribuir a la difusión y promoción de esta práctica en la comunidad autónoma.

Cooperativa Medea Roja

Las responsables de Medea Rioja han optado por la fórmula cooperativa para fundar su empresa.

Tres mujeres con trayectoria y experiencia en el campo de lo social y en el terreno de la mediación han fundado un centro integral de resolución de conflictos. Con la creación de Medea Rioja proponen una forma diferente de gestionar las desavenencias sociales. Además ofrecen programas de formación en gestión de conflictos y mediación.

La práctica de la mediación no es aún muy conocida. Pese a ello las componentes de Medea consideran que ese cambio de chip es necesario en la sociedad y que hay que avanzar hacia su judicialización.

Los inicios no han sido fáciles. Consideran que hay que ser una “todo terreno”, porque el formar una cooperativa significa saber de todo un poco, ocupar distintos roles, y encargarse de muchas gestiones administrativas y papeleos.

Según Medea Rioja la mediación es vital para el bienestar ciudadano y para avanzar hacia una cultura de paz

“Al principio no sabes dónde acudir, ni quién te puede asesorar y vas de un sitio a otro preguntando. Y además, cada vez surgen más dudas o aparece un problema nuevo”, reconoce una de las socias de la cooperativa.

Pese a las dificultades que han tenido que superar en el proceso de creación de su empresa, las tres socias decidieron seguir adelante y no cesaron hasta encontrar en el modelo cooperativo la forma adecuada para la organización del trabajo que pretendían formar.

“La Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado de La Rioja (Ucotar), ha sido un gran apoyo a la hora de sacar adelante el proyecto”, agregan desde la cooperativa.

Finalmente, gracias a su ilusión y al asesoramiento recibido, han conseguido abrir Medea Rioja hace apenas tres meses y ya han empezado a realizar sus primeros trabajos en el terreno de la mediación intercultural.

En este corto tiempo la mediación empieza a dar sus frutos. “Hemos sobrevivido a todas esas adversidades iniciales y ahora podemos decir que estamos saliendo reforzadas de esta experiencia”, confluyen. “Nos sentimos orgullosas de haber dado este importante paso para trabajar por los principios y valores en los que creemos”.