Publicado por: Coceta
Madrid / Numero_24 | lun 10 - Oct - 2011

Subiendo al Sur supera la crisis con catering de Comercio Justo

REDACCIÓN / MADRID

Arroz

ampliar imagen

Foto: estebanbid (flickr.com).

El restaurante-tienda de Comercio Justo Subiendo al Sur está superando la crisis gracias a los servicios de catering, que son su gran fuente de ingresos. La cooperativa, formada por inmigrantes, mayoritariamente peruanos, ofrece un servicio muy amplio de catering, que incluye un servicio de comida y bebida tanto para peque?as reuniones como grandes festejos.

La cooperativa, que ya casi cumple su 25 aniversario y que siempre ha trabajado con productos que respeten los derechos de los trabajadores de países pobres, comenzó como una asociación y con el tiempo fue convirtiéndose en cooperativa.

“Era una normativa legal que nos exigía Hacienda, allí por 1997”, explica Fran Dafur Díaz, actual gerente de la cooperativa. “Como asociación era inviable. Trabajaba mucha gente como voluntario, pero nosotros necesitábamos trabajo. Teníamos que funcionar como una empresa para sobrevivir, y la cooperativa es la mejor manera de representar a los trabajadores”.

Actualmente en la cooperativa hay cuatro socios, dos mujeres y dos varones, pero prevén que muy pronto entren dos personas más, que actualmente son sólo contratados.

“El mejor fruto de la cooperativa es la equidad”, comenta Fran. Aunque él es quien dirige, trabaja como cualquier otro, y cobra como cualquier otro. “Todo puede cambiar y que en otro momento sea otra de las personas socias quien dirija. Queremos formar a las personas para que esto sea posible”, insiste.

“El mejor fruto de la cooperativa es la equidad”, comenta Fran Dafur, gerente de la cooperativa

Fran proviene de una cultura cooperativa que aprendió en su ni?ez, en Perú, donde en 1967, según el mismo cuenta, el Estado cedió tierras a la población para que formaran cooperativas.

“Allí existe, en algunos pueblos, una cultura cooperativa que proviene de los incas. A la fórmula de trabajo se le llama minkas y en los colectivos que la realizan el vecino te ayuda cuando necesitas, por ejemplo, construir tu casa, y tú ayudas al vecino cuando él construye la suya. Yo soy un fan del trabajo cooperativo. Ya he visto que funciona, y hoy se ve aquí en Subiendo al Sur; si la cooperativa mejora, mejora para todos”.

Proyectos de futuro

En el futuro, en Subiendo al Sur tienen previsto generar más proyectos de Comercio Justo. Su presidente, Fran Dafur Díaz, tiene el ojo visto en un galpón de su propio barrio madrile?o, en Velilla de San Antonio, donde espera crear en algún momento su propio punto de importación y distribución de productos de Comercio Justo. Pero por ahora el proyecto está en stand by, hasta que pase el temporal. “La crisis es brutal”, reconoce Dafur. “Se han cortado eventos en donde nosotros más vendíamos que era en ayuntamientos, fundaciones y Ong. Ahora, por eso, queremos encarrilar nuestra clientela hacia el sector privado. Hemos hecho bodas, y hasta un catering para el Palacio de El Pardo. Pero nosotros somos quienes somos y no queremos tampoco perder nuestra identidad. Preferimos los eventos sin fastuosidades”.