Publicado por: Coceta
Murcia / Numero_18 | mar 09 - Mar - 2010

Los socios de la cooperativa Akamituna luchan por hacerse un sitio en el mercado del pescado

Desde abril de 2009, los socios de Akamituna trabajan para sacar adelante su labor en materia de manipulación y comercialización de pescado. Estos emprendedores eligieron el trabajo asociado como opción de empleo estable. Antes eran trabajadores de la empresa que había operado en la misma nave que tienen ahora. Decidieron continuar con la actividad que hasta entonces desempeñaban y tomaron las riendas del negocio, –los mismos propietarios propusieron a los trabajadores la posibilidad de seguir con la empresa en forma de cooperativa–, con un proyecto a largo plazo, en el que trabajarán más de cien personas. Aunque el mercado es muy cerrado, estos cooperativistas han conseguido en sus primeros seis meses de actividad llegar a mover 30.000 kilos netos de pescado al mes, si bien su objetivo es alcanzar los 60.000 kilos al mes, una cifra que les permitiría estar en términos de rentabilidad.

Cooperativa Akamituna

Trabajadores de Akamituna en plena faena.

La principal dificultad a la que se han tenido que enfrentar es el pago al contado de la materia prima pues los proveedores, en principio, no dan crédito. “Aunque ya hemos conseguido que algunos nos den facilidades de pago, después de varios meses de solvencia, y eso nos permite seguir hacia delante”, indica Daniel Martínez, portavoz de la cooperativa. Y es que, aunque presenten proyectos viables y tengan claros sus planes de futuro, Akamituna, como otras cooperativas, encuentra grandes dificultades para acceder al crédito que necesita para tener una capacidad de dinero circulante importante con el que expandir su negocio.

La mayor parte de su facturación procede de la venta de pescado al por mayor, pero ya está abriendo otras líneas de mercado como la venta de pulpo, calamar, sepia, o cigala, que por el momento venden a nivel local con intención de ir ampliando la distribución e ir cogiendo más cuota de mercado. Otra de sus líneas de negocio es la prestación de servicios a empresas del sector que no cuentan con instalaciones apropiadas de almacenaje y ultra congelación. Akamituna les ofrece la posibilidad de llevar pescado a sus cámaras frigoríficas. Los socios lo preparan como quiere cada empresa y lo mantienen almacenado hasta que ésta lo necesita.

Pese a las dificultades, Akamituna ya está vendiendo pescado en las lonjas más importantes del país y ha comenzado a expedir remesas a Italia, Francia y otros países de Europa.