Publicado por: Coceta
Murcia / Numero_22 | mar 22 - Mar - 2011

Un grupo de pymes del mármol plantea crear una cooperativa de servicios

Un grupo de pymes del sector del mármol de toda la Región de Murcia se reunió en la Unión de Cooperativas de Trabajo de la Región de Murcia (Ucomur) para constituir próximamente una cooperativa que las agrupe. El proyecto surge de la iniciativa del empresario caravaqueño Juan Pérez y los consultores Rafael Fortis y Javier Pascual, que previamente plantearon a Ucomur la conveniencia de que estuviese muy cerca de la génesis del proyecto empresarial.

Reunión Ucomur

Empresarios del mármol con el presidente de la unión de cooperativas Ucomur.

A la reunión, que sirvió de toma de contacto inicial, acudieron representantes de más de diez empresas regionales de mármol, y contó con la presencia del presidente de Ucomur, Juan Antonio Pedreño, la responsable del Área de Empresa, Ruth Guerola, y la coordinadora de la organización en Caravaca, Patricia Barnés. Allí se analizó y asesoró sobre las principales cuestiones que deben de tener en cuenta a la hora de constituir la cooperativa, así como las ventajas que pueden obtener a través del modelo empresarial y las soluciones que puede proporcionarles Ucomur.

La cooperativa espera comenzar su actividad a inicios de 2011 y el proyecto contempla inicialmente entre diez y 15 empresas del sector, aunque lo previsible es que sean bastantes más las que se incorporen posteriormente.

Pedreño explicó que las pymes murcianas son tradicionalmente empresas pequeñas. La fusión de varias o la integración en otra de estructura superior, como ocurriría en este caso, es una de las recomendaciones necesarias para alcanzar un tamaño óptimo para abordar proyectos de más envergadura. Esto, además, evita que en muchos casos estén pendientes de que una empresa mayor se quede con una obra y subcontrate sus servicios, lo que supondría un problema de menor productividad y disminución de su rentabilidad económica.

Se trata de un modelo que permite sinergias y mejoras en las condiciones de compra y venta. Las empresas asociadas pueden obtener productos más baratos al dirigirse al proveedor como un bloque o una marca, así como tener más ingresos al poder ofrecer al cliente un precio de venta más bajo. La unión también facilita el acceso a instrumentos financieros con mejores condiciones.

Pedreño subrayó que todo ello se realiza sin perder la individualidad de la propia pyme, que continua realizando sus trabajos por separado. “No se pierde la identidad de la empresa para meterse en un proyecto nuevo, sino que se mantiene y se crea otra estructura que, a priori, sólo les va a dar mejoras”, indicó.

Un ejemplo reciente del modelo es la cooperativa Lumbrerense de Servicios, compuesta por 14 empresas de distintos ámbitos del sector de la construcción, que individualmente no podía acceder a ningún proyecto de envergadura. Decidieron unirse y lograron mayores beneficios.