Publicado por: Coceta
Navarra / Numero_15 | jue 09 - Jul - 2009

La economía social demanda mayor formación

Las empresas navarras de economía social perciben la necesidad de formarse en herramientas de gestión y en liderazgo. Además, destacan la importancia de profundizar en áreas temáticas como habilidades de dirección y gestión de personas, idiomas, calidad, organización y económico-financiera. Éstas son las principales preocupaciones que se desprenden del diagnóstico de necesidades de formación realizado por la Asociación Navarra de Empresas de Economía Social y la Asociación de la Industria Navarra.

Reunión de representantes de la economía social en Navarra

El diagnóstico de necesidades de formación se ha llevado a cabo a través de reuniones con representantes de la economía social de la comunidad autónoma.

Otro aspecto destacado es la necesidad de fomentar la polivalencia de los socios y trabajadores de las empresas y que los planes de formación den respuesta a sus necesidades de proyección. Entre las principales dificultades que encuentran estas empresas destacan la escasez de recursos humanos preparados, la necesidad de abordar el relevo generacional, la búsqueda de la innovación, la inversión tecnológica, el cambio cultural y las características de la nueva formación profesional. Así mismo, el diagnóstico ha detectado la necesidad de avanzar en cuestiones relativas a la innovación, como la aplicación de cuadros de mando, el impulso de la EFQM y gestión de competencias.

El 24% tiene plan formativo

Sólo un 24% de las empresas tiene plan de formación anual y un 19% cuenta con departamento de recursos humanos. El elemento analizado más implantado es la certificación, ya que un 36% posee algún tipo de certificado, generalmente de calidad.

La formación societaria es un aspecto que se ha demostrado como fundamental, tanto para sociostrabajadores, que lo valoran en un 79%, como en nuevos socios (74%) o miembros del consejo (48%).

En otro sentido, los nuevos proyectos empresariales dan origen a necesidades de formación cuya motivación generalmente tiene tres aspectos: centros organizativos (48%), nuevos sistemas de gestión (38%) y lanzamientos (33%). Un 38% de los encuestados considera que los principales proyectos de cambio tienen origen cultural.