Publicado por: Coceta
Internacional / Resto del Mundo | Mar 13 - Dic - 2016

COCETA celebra el reconocimiento de la UNESCO a las cooperativas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha reconocido recientemente a las cooperativas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en una reunión del comité intergubernamental que se llevó a cabo en Adis Abeba, Etiopía.

La Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (COCETA) celebra esta decisión. “Invitamos a países y organizaciones internacionales a profundizar en el desarrollo de visibilidad y puesta en marcha de este tipo de empresas”, indicó Juan Antonio Pedreño, presidente de la entidad.

Alemania fue el pàís responsable de presentar la candidatura para que  “la idea y la práctica de mancomunar intereses colectivos en cooperativas”  fuera declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

“Una cooperativa -dice la presentación de Alemania expuesta a la UNESCO- es una asociación de voluntarios que suministra servicios de índole económica, social o cultural a sus miembros con vistas a mejorar su nivel de vida, resolver problemas comunes y propiciar cambios positivos. Basadas en el principio de subsidiariedad que parte de la base de que la responsabilidad personal está por encima de la acción del Estado, las cooperativas permiten crear comunidades gracias a los intereses y valores compartidos por sus miembros, a fin de aplicar soluciones innovadoras a problemas muy diversos de la sociedad: desde la creación de empleos y la ayuda a las personas de edad, hasta la revitalización urbana y la ejecución de proyectos de energías renovables”.

“En las cooperativas -continúa la presentación- todos pueden participar, y sus miembros tienen la posibilidad de comprar acciones de las mismas y tomar parte en la adopción de decisiones relativas a su orientación futura. El sistema cooperativo ofrece créditos con un interés módico a agricultores, artesanos y empresarios. Actualmente, casi una cuarta parte de la población alemana pertenece a una cooperativa. Además de las cooperativas formadas por agricultores y artesanos, hay otras que agrupan al 90% de los panaderos y carniceros y al 75% de los comerciantes minoristas. También se han creado algunas cooperativas con la finalidad específica de que los estudiantes adquieran experiencia. Las prácticas y los conocimientos vinculados a este elemento del patrimonio cultural inmaterial se transmite por intermedio de cooperativas y universidades”.

Entre las variadas y diversas clases de cooperativas existen las de trabajo asociado, que son aquellas donde los propios trabajadores son los propietarios de la empresa.

Según datos recopilados por la confederación mundial de cooperativas de trabajo, CICOPA -por sus siglas en inglés- el empleo cooperativo concierne directamente a 250 millones de personas en el mundo, sin tener en cuenta el empleo indirecto e inducido. En el G20, el empleo cooperativo representa casi el 12% del total de la población ocupada.

ESPAÑA

El empleo generado en cooperativas de trabajo es un empleo estable y de calidad.  Y España es un ejemplo de ello. El 80% de los contratos son indefinidos, y el 82% es a jornada completa”.

En las nuevas cooperativas hay una incorporación masiva de jóvenes a las cooperativas. En muchas partes de España, el 80% son menores de 35 años.

Las cooperativas de trabajo han demostrado resistir las crisis mejor que ninguna otra fórmula empresarial. En los últimos años han destruido hasta un 12% menos de empleos que otras fórmulas empresariales.

Por otro lado, las cooperativas de trabajo españolas destacan por su capacidad de recuperar el empleo a través de la recuperación de empresas en crisis. COCETA calcula que hay más de 100 empresas reconvertidas en los últimos años.

Pin It