Publicado por: Coceta
Europa / Internacional | vie 28 - Sep - 2012

Los griegos se organizan en cooperativa para el consumo

Los griegos están organizándose en cooperativas para salir de la crisis. Así lo ha hecho saber el periódico griego Ekathimerini, que ha publicado un reportaje donde muestra el antes y el después, y cómo las cooperativas están siendo una opción real antes que la pobreza.

La emergencia social e incluso de alimentos ha hecho que los griegos buscaran formas de evitar al intermediario entre los productores de alimentos y los consumidores. Un movimiento llamado “Movimiento patatas” ha organizado un esquiema que permite a los consumidores comprar directamente a los productores.

Según cuenta el artículo, escrito por Yiannis Elafros, la solidaridad ha sido clave y ha reactivado cooperativas que no eran nuevas pero sí desconocidas.

Entre los pioneros está la cooperativa Gaia, en la ciudad Hania, de la isla de Creta. Esta cooperativa junta a productores y consumidores y promueve productos ecológicos.

Ahora, en Gaia –que es una cooperativa agraria pero también de trabajo- hay 250 miembros y desde la crisis recibe a unas 300 personas por día en su mercado cooperativo.

“Nuestra aventura comenzó en 1996”, explica en el periódico el director de la cooperativa, Dimitris Vamvounakis. “Buscábamos una nutrición sana y limpia, con productores locales y productos orgánicos. Al principio fue un tema ideológico, intentando crear una mayor consciencia sobre estos temas, por ejemplo, organizando eventos y asistiendo a escuelas, y explicando que en nuestra cooperativa solo vendíamos productos certificados”.

Ahora la mayor difusión es el coste, porque la eliminación del intermediario hace bajar los precios.

“No es siempre fácil, e intentamos hablar con los productores para que bajen sus precios”, agrega Vamvounakis. Al final, no solo lo consiguen sino que permiten que los productores locales puedan seguir produciendo, al traerles clientela.

Un sistema parecido es el de la cooperativa Oikozoi (Vida ecológica), de la isla de Corfu, que tiene 100 miembros y además de fruta y verduras vende quesos y carnes

Tal vez con menos gente implicada, este sistema es cada vez más utilizado en otras regiones del país, donde comienzan a vender los productos de producción local, en cooperativa.