Publicado por: Coceta
Nacional | Lun 27 - Nov - 2017

Alza la voz contra la violencia de género

Desde el pasado 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre, se lleva a cabo, desde la ONU, la campaña mundial “16 Días de activismo contra la violencia de género”. La campaña tiene lugar como una protesta mundial sin precedentes.  “Millones de personas se han movilizado mediante el hashtag #MeToo (#YoTambién) y otras campañas, denunciando la magnitud del acoso sexual y de otras formas de violencia que las mujeres sufren todos los días en todas partes del mundo”, recuerda un artículo de ONU Mujeres, que invita a continuar en la lucha contra la violencia machista. “Romper el silencio es el primer paso para transformar la cultura de la violencia de género La necesidad de apoyar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad es una de las prioridades que incluye el tema de este año”.

Según la ONU, una de cada tres mujeres y niñas experimenta episodios de violencia a lo largo de su vida… “Son demasiadas. Ocurre en todos los países y dentro de todas las sociedades. Sucede en los hogares, las escuelas, las calles, en el trabajo, en Internet y en campamentos de personas refugiadas. En contextos de guerra e, incluso, en periodos de paz. Con demasiada frecuencia, se naturalizan estos episodios y no reciben el castigo que merecen”, indican. “No importa en qué lugar suceda la violencia contra las mujeres, ni la forma que adopte, ni a quién perjudique. Debe detenerse. La promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás no puede cumplirse sin poner fin a la violencia contra las mujeres”.

En España el Instituto de la Mujer registró desde 2003 hasta mayo de 2017, 53 asesinatos sexistas en Galicia y 780 en el Estado.

Poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas es posible. “Existen probadas soluciones para apoyar y empoderar a las sobrevivientes, y evitar la recurrencia de estas formas de violencia. Las leyes y las normativas son poderosas herramientas de castigo contra los agresores, además de ofrecer justicia y servicios, y terminar con la impunidad”, agregan. “Existen numerosas formas de resistir y prevenir las normas, las actitudes y los comportamientos violentos que perpetúan la violencia contra las mujeres. Para ello, todas las personas deben cumplir una función. Aunque todas las mujeres, en todas partes del mundo, pueden sufrir violencia de género, algunas mujeres y niñas son particularmente vulnerables, ejemplo de ellas son las niñas y las mujeres más mayores, las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias”.

Cooperativas

Las cooperativas son una herramienta muy positiva para la necesaria autonomía de la mujer, clave para salir de situaciones de violencia. En las cooperativas las mujeres no solo encuentran soluciones sino que, según datos de la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (COCETA), ellas ocupan más del 49% del empleo, el 12% más que en el resto de las empresas, y el porcentaje de mujeres que alcanzan puestos de responsabilidad es del 39%, cuando en el resto de las sociedades ese porcentaje apenas llega al 6%. Según sus encuestas, en las cooperativas cerca del 80% de las mujeres opina que se facilita el acceso de la mujer a los puestos de dirección. Además, mientras que en España las mujeres ganan una media del 18% menos que los hombres, casi el 90% de las personas encuestadas creen que en su cooperativa existe la misma retribución por el mismo trabajo; y en el 100% de los casos no hay diferencias en las horas trabajadas por ellas y ellos. Por otro lado, en el 86,9% de las cooperativas encuestadas existen políticas activas de igualdad para la retribución entre ellas y ellos.

Hay miles de ejemplos de cómo las mujeres pueden salir adelante en cooperativa. Esta misma semana, la revista Alternativas Económicas y Eldiario.es publicaron una entrevista a Rosario Porras, presidenta de la Cooperativa Andaluza Sajíes, un ejemplo que sirve de inspiración.

Pin It