Publicado por: Coceta
Nacional | lun 30 - Nov - 2015

COCETA insta a los jefes de Estado a adoptar medidas contra el cambio climático

La Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (COCETA) se une al llamado de la Alianza Cooperativa Internacional, que en su reciente reunión en Turquía, instó a los jefes de estado y de gobierno presentes en París para el COP21, a adoptar un acuerdo sobre medidas efectivas y ambiciosas contra el cambio climático y a tomar en consideración al movimiento cooperativo como socio en su aplicación.

“Las cooperativas son empresas sostenibles y su importante papel en la implementación de los objetivos de desarrollo sostenible ha sido reconocido en varias iniciativas de política global, como en el documento Río+20, el documento de Financiación para el Desarrollo y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el desarrollo sostenible”, explican.

“Las cooperativas actúan en muchos sectores de la economía, como la agricultura, consumo, seguros, vivienda, banca y energía, entre otros y por lo tanto puede ser un vehículo para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de diferentes campos, incluida la lucha contra el cambio climático”.

En España existen muchos ejemplos del gran aporte en temas medioambientales que el movimiento cooperativo, y en particular el cooperativismo de trabajo asociado, lleva a cabo. Son ejemplares las cooperativas generadoras de energías limpias, ya sea gracias a los paneles solares, o a fuentes eólicas, que existen por todo el territorio español.

Pero más allá de su aporte particular y técnico en temas de ecología, todas las empresas cooperativas tienen como parte integral, en uno de sus hitos básicos, la sostenibilidad ambiental. Las empresas de trabajo asociado interiorizan medidas que permiten mantener y mejorar el territorio. Son empresas que fomentan el desarrollo local de las comunidades, los productos de cercanías y por tanto la mejora medioambiental y el futuro del planeta. Trabajan por el cambio climático, por ejemplo, todas las empresas de comercio justo en cooperativas que se dan lugar, con sus pequeñas empresas en cada una de las ciudades y pueblos de España. No solo producen productos españoles sino que también traen productos de países pobres, que permiten mejorar la vida de las comunidades locales en los sitios más empobrecidos.

“Las cooperativas, al trabajar  en base local, considerando las comunidades donde están insertas, permiten reducir las dificultades en las regiones más pobres, que sin producir los gases que provocan el cambio climático, son las más afectadas por sus gravísimas consecuencias: sequías, inundaciones y otras tantas catástrofes naturales”, agrega Juan Antonio Pedreño, presidente de COCETA. “Las cooperativas, por su democracia interna y su preocupación ambiental y social, han mostrado siempre toda su solidaridad con las personas que ya se han visto afectadas por estos problemas, así como por los que pueden surgir de no producirse acuerdos firmes respecto del cambio climático”.

Dentro del ámbito de la Alianza Cooperativa Internacional, que este año celebró su 120 aniversario, hay más de un billón de personas, que son miembros de más de 2,5 millones empresas cooperativas en todo el mundo. Estas empresas proporcionan medios de vida o empleo directo a 250 millones de personas. En España son más de 17.000 cooperativas, con más de 230 mil socios y socias trabajadoras.

COCETA, consciente del enorme reto al que se enfrenta el mundo en las próximas décadas, y de la prioritaria necesidad de que la temperatura no aumente sus temidos dos grados, quiere exhortar a los líderes mundiales a adoptar las medidas oportunas, y a tomar en cuenta al cooperativismo como un socio óptimo para afrontar este desafío.