Publicado por: Coceta
Nacional | Vie 12 - May - 2017

Varias ciudades de España celebraron el Día del Comercio Justo

Esta semana siguen los festejos por el Día Mundial del Comercio Justo, que se celebró el pasado fin de semana. En España, la cooperativa Ideas lidera este sector, y reivindica unas relaciones económicas que apuesten por relaciones laborales justas, y respetuosas con el medio ambiente y particularmente sensible a las desigualdades de género, al favorecer unas relaciones comerciales igualitarias.

La cooperativa Ideas, que coordina el programa Ciudades por el Comercio Justo indica que “cada vez son más las localidades que se animan a participar de esta celebración dando a conocer a la ciudadanía de forma directa qué es y por qué apostamos por un Comercio Justo”.

El Comercio Justo se basa en criterios como unas condiciones de trabajo dignas y seguras, el pago de un salario adecuado y de un precio justo por la producción, y en asegurar la ausencia de explotación laboral infantil. “Además, sus prácticas comerciales respetan a las organizaciones productoras y no tratan de maximizar los beneficios a su costa. La transparencia en la gestión y la participación de los trabajadores y trabajadoras en la toma de decisiones son otros de los principios de esta alternativa comercial”, explican desde la cooperativa. “De esta manera el Comercio Justo contribuye activamente a disminuir la pobreza, lograr la seguridad alimentaria, promover el trabajo decente, reducir la desigualdad en y entre los países y promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas”.

Una de las luchas del Comercio Justo es promover la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres. El Comercio Justo impulsa acciones para fortalecer el liderazgo y la autonomía de las mujeres en el ejercicio de sus derechos y responsabilidades dentro de las organizaciones productoras y de personas trabajadoras.

El cooperativismo de trabajo, por su características de solidaridad, participación, democracia y compromiso con la comunidad,  está muy presente en el Comercio Justo. De hecho, muchas de las iniciativas de comercio justo son cooperativas de trabajo, como la misma Ideas.

Durante la jornada de Comercio Justo y los días cercanos a la celebración hubo actividades en Madrid, Córdoba, Lugo, Zaragoza, Sevilla, Puerto Real, Barcelona y muchos otros sitios. degustaciones, talleres, charlas y recorridos mostraron que existe otra forma de vivir el comercio, con justicia.

Nuevas Ciudades por el Comercio Justo

Según indica Ideas en su comunicado Zaragoza y Portugalete son nuevas Ciudades por el Comercio Justo. Ambas localidades ya cumplen con los estándares. Durante el primer trimestre del año acreditaron cumplir con los criterios y el pasado 17 de abril se evaluó la información facilitada y se emitió el informe favorable. . Ya son 18 localidades las que ostentan dicho título en España.

“Una Ciudad por el Comercio Justo es un modelo de localidad que acerca los productos de Comercio Justo a la ciudadanía a través de las administraciones, comercios, empresas y el tejido asociativo”, indican. “Para conseguir la denominación Ciudad por el Comercio Justo se deben cumplir 5 criterios principales y Zaragoza y Portugalete cumplen ya con todos ellos:

  1. Aprobar una resolución favorable al Comercio Justo y al consumo de este tipo de productos por parte del Ayuntamiento.
  2. Ofrecer productos de Comercio Justo en cafés, restaurantes y tiendas de la ciudad.
  3. Compromiso del sector privado y organizaciones introduciendo este tipo de productos en su consumo interno.
  4. Comunicación y sensibilización a la ciudadanía.
  5. Creación de un grupo de trabajo que coordine el programa.

“Seguimos viviendo en un mundo repleto de desigualdades”

A pesar de la disminución de los índices de pobreza, 836 millones de personas no tienen cubiertas sus necesidades básicas de nutrición, vivienda, agua, educación o sanidad, según el informe del PNUD de 2015. Por otro lado, la desigualdad es cada vez mayor. Hoy casi el 80% de la población solo posee el 6% de la riqueza mundial mientras que el 1% más rico posee la mitad de la riqueza.Superar estas realidades es posible si se adoptan las medidas necesarias. El trabajo es una de ellas, pero ha de ser un trabajo decente, dado que casi un tercio de las personas pobres, (según la OIT las que malviven con menos de 2 dólares al día) tienen un empleo aunque con una remuneración escasa e inestable. A esto hay que añadir la desigualdad de género: a nivel global, las campesinas, generadoras del 80% de la producción de alimento, apenas poseen el 30% de la tierra. Por otro lado, los efectos del cambio climático, la desertificación y degradación de las tierras afectan de manera directa a tres de cada cuatro personas pobres y en particular a quienes dependen de la agricultura. Un sector que en África emplea a la mitad de su clase trabajadora.

Pin It