Publicado por: Coceta
Nacional / Numero_22 | lun 28 - Jul - 2014

Entrevista a Javier Salaberría (in memoriam)

Reproducimos la entrevista realizada en 2011, como presidente de CICOPA, a Javier Salaberría, fallecido esta semana tras una larga enfermedad. Salaberría fue una de las personas más queridas del movimiento cooperativo español.

 

EDAD: 68 años.
PROFESIÓN: Licenciado en Derecho.
CARGO: presidente de CICOPA (organización que reúne a las cooperativas de trabajo del mundo).
CIUDAD DONDE VIVE: Barcelona.
ESTADO CIVIL: casado.
HIJOS: tres hijas y cuatro nietos.
‘HOBBIES’: Música, natación, caminar, viajar, comer con parientes y amigos.

Javier Salaberría

Javier Salaberría

PREGUNTA: ¿Hace cuánto que está en el cooperativismo y por qué?

RESPUESTA: Toda mi vida profesional se ha desarrollado en las cooperativas. Mi primer trabajo fue en Ulgor (ahora Fagor Electrodomésticos). Yo tenía unas convicciones ideológicas muy firmes que me habían llevado a una militancia política y sindical y quería que mi vida profesional sirviera para algo más. Entonces yo consideraba a las cooperativas paños calientes, organizaciones “pequeño-burguesas”. Muy pronto el ejercicio de mi condición cooperativista en el seno de una importante empresa industrial me convirtió en un militante. Mi vida en las cooperativas ha sido muy generosa: me he desarrollado como persona, he crecido profesionalmente y he contribuido eficazmente, junto con otros, al desarrollo económico y social.

P: ¿Qué evolución cree que ha hecho el cooperativismo de trabajo en su Comunidad y en España?

R: Durante un tiempo se veía a las cooperativas de trabajo casi como una salida para los trabajadores en tiempo de crisis. Esto sigue siendo cierto, pero las cooperativas han seguido creando empleo en tiempos de bonanza en mayor proporción que las empresas mercantiles. Por otro lado, se han creado cooperativas en la más amplia gama de actividades y muchas han alcanzado grandes dimensiones. Dominan tecnologías elevadas, I+D+i y han llegado a un elevado grado de internacionalización. Es destacable también el impulso de las cooperativas de iniciativa social. Por último, han demostrado gran eficacia en la intercooperación. Han propiciado marcos legislativos y políticas públicas favorables al desarrollo cooperativo y empresarial; instrumentos al servicio de las cooperativas y grupos cooperativos.

P: ¿Cuáles son los aciertos del mundo cooperativo?

R: Mantener unos valores y una ética en la vida económica y empresarial y responder a las necesidades de las personas. Además, han sido capaces de superar muchas de sus debilidades individuales mediante el desarrollo de organizaciones representativas tanto a nivel nacional como internacional. Un rasgo característico de las cooperativas es su gran flexibilidad organizativa y su capacidad de adaptación.

P: ¿Cómo observa el futuro del cooperativismo de trabajo?

R: Presenta rasgos de rabiosa modernidad: responsabilidad social, protagonismo de los trabajadores, flexibilidad organizativa, preocupación por el desarrollo personal. Se siguen creando en casi todo el mundo en todo tipo de actividades. A ello ha de añadirse la tendencia a la privatización de muchos servicios públicos que abre un amplio espacio de oportunidades a una gestión cooperativa. Todo ello me hace confiar en el futuro y extensión de nuestras cooperativas en el siglo XXI.

P: ¿Por qué una persona debería hacerse cooperativista?

R: Yo no me atrevería a decir a nadie que debe hacerse cooperativista; ésta es una decisión voluntaria y requiere una convicción personal.