Publicado por: Coceta
Nacional | vie 21 - Jun - 2013

La economía social quiere formar parte de las políticas de Estado

Las empresas de Economía Social quieren dejar de ser soluciones coyunturales, y pasar a formar parte de las reformas estructurales que necesita el modelo productivo español y europeo. Lo explicaron en la Asamblea de la Confederación Española de Empresas de Economía Social (CEPES), que se llevó a cabo en Madrid el pasado 20 de junio.

“El acto ha querido potenciar la visibilidad de esta manera de hacer empresa y demostrar con datos que existe otra alternativa económica a la situación actual que pasa de forma ineludible por la economía social y sus empresas”, explcian desde la organización en un comunicado.

En el acto aparte del presidente de CEPES, (quien también dirige la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado -COCETA-, que realiza este periódico) Juan Antonio Pedreño, han intervenido el ministro delegado del Ministerio de Economía y Finanzas, encargado de la Economía Social y Solidaria y el Consumo de la República Francesa, Benoit Hamon; la secretaria de Estado de Empleo Engracia Hidalgo y el presidente del Comité de las Regiones de la Unión Europea, Ramón Luis Valcárcel.

Según  Pedreño, la economía social “sigue demostrando su compromiso hacia las personas, hacía la creación y mantenimiento de empleo y de empresas y hacia el incremento de la competividad y la innovación”.

Durante el evento también se ha puesto en valor a la economía social como elemento que desarrolla un papel esencial dentro de las políticas española y europea y que concede una oportunidad importante de avanzar contribuyendo en el doble objetivo de crecimiento y cohesión social.

Este tipo de empresas a través de la combinación de solidaridad y rentabilidad han tomado un papel primordial en la economía, pero según CEPES, no podrán prosperar y aportar todos sus potenciales si no se reúnen las condiciones políticas, legislativas y operativas adecuadas.

Esta forma de hacer empresas está generando empleos de calidad que no se deslocalizan, creando capital social, y apoyada en la innovación medioambiental, tecnológica y sobre todo social y de gestión.

El presidente de CEPES y COCETA ha declarado en el acto que “quieren recordar a la sociedad y a los gobiernos que se han convertido en una pieza clave en la construcción de los países que forman Europa y en la salida de esta complicada situación económica”, “que están mostrando su compromiso de forma permanente con el empleo”.

En los últimos cinco años, desde que comenzó la crisis, el conjunto de la Economía Social Española ha mantenido su empleo. Encontrándose los niveles de contratación al mismo nivel que entonces, unos 2.350.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

Según CEPES se han creado cerca de 20.000 nuevos empresas y 150.000 nuevos empleos durante la crisis, donde la tónica general ha sido la destrucción de empleo.

Datos oficiales señalan que la destrucción de empleo en la Economía Social es de 6.5 puntos por debajo de otros modelos empresariales. En algunas familias como han sido las cooperativas, el diferencial está por encima de los doce puntos.

Para Pedreño, estos datos “han permitido que ante esta situación de incertidumbre y sufrimiento las empresas de economía social aporten un rayo de esperanza a un gran número de personas, que sin esta solución no estarían en el mercado laboral”. También ha comentado que “esta identidad que tenemos que comunicar, como lo estamos haciendo hoy, necesitamos un mensaje claro, diáfano, contundente y firme que permita que las empresas de economía social sean más conocidas, más entendidas, más respetadas y más valoradas por todas las personas pero especialmente por los responsables de desarrollar políticas públicas.”

Desde CEPES consideran vital que las instituciones europeas y los gobiernos se coordinen para que haya una política europea global e integradora a favor de este sector.

 

Estás viendo 7 Comments
Danos tu opinión