Publicado por: Coceta
Numero_16 / Opinión | lun 19 - Oct - 2009

Un modelo a seguir

OPINIÓN

cooperativa Cafeterías Unidas

Miembros de la cooperativa Cafeterías Unidas, que da servicio a la Junta de Extremadura.

La actual crisis ha puesto de manifiesto aspectos importantes que una etapa de crecimiento irreflexivo había oscurecido. Uno de ellos es la utilidad y la conveniencia para el mundo de la producción y la sociedad en general de las cooperativas de trabajo asociado.

Los datos que se conocen actualmente ponen de manifiesto que estas cooperativas de trabajo asociado han defendido mejor sus empresas y sus puestos de trabajo que las sociedades capitalistas. No es ninguna novedad, pero conviene recordarlo ahora que tanto se habla de nuevo modelo productivo y de aumentar la competitividad empresarial.

Las cooperativas de trabajo asociado son hoy un modelo de lo que debe de hacerse por los trabajadores y de lo que debe de apoyarse por los poderes públicos. Que los trabajadores participen en la toma de decisiones y que la vida de la cooperativa se inspire y haga suyos los principios democráticos es el mejor antídoto contra la baja productividad y los excesos y desequilibrios empresariales.

También esta participación es un mecanismo de flexibilidad a la hora de realizar los ajustes que toda situación de crisis económica plantea.

La situación que atravesamos debe, no obstante, hacernos reflexionar sobre la necesidad de mejorar nuestros mecanismos de creación y funcionamiento.

En primer lugar, debemos mejorar la información. Los trabajadores deben saber que hay otras alternativas al empleo público y al que ofrecer las empresas capitalistas. Y esta posibilidad les permite responsabilizarse de su propio empleo, lo que es mucho en nuestros tiempos. En otras palabras, hay que decirles que no se puede adoptar una actitud pasiva ante situaciones graves.

Y los poderes públicos

Por otro lado, también los poderes públicos, deben saber que existe un tipo de empresas, las asociativas, que demandan ayudas para salir al mercado. Unas empresas asociativas cuya responsabilidad social (hoy que se maneja tanto este término) está suficientemente acreditada. que han sabido invertir bien las subvenciones y que han dado una respuesta satisfactoria a los beneficios fiscales y en general a las ayudas recibidas.

Si las Administraciones, Gobierno, Comunidades Autónomas y poderes públicos en general buscan creadores de empleo rigurosos y solventes, las cooperativas de trabajo asociado son uno de los mejores interlocutores.

*Rafael Calvo es presidente de la Fundación Iberoamericana de Economía Social.

Las opiniones que aparecen en esta sección son exclusivas de sus autores.